Lunes, 07 de enero de 2008
Lust, caution (China, 2007)
Imagen

Tras el espectacular ?xito cosechado con Brokeback Mountain, Ang Lee abandona EEUU para reafirmarse como director global, un autor total capaz de rodar con ?xito cr?tico tanto aquellos proyectos inscritos en el territorio indie, grandes producciones de alcance internacional (sean americanas, como Hulk, o orientales, como Tigre y Drag?n) o aquellos inmersos de lleno en el cine chino, ahondando en historias profundamente sentimentales/emocionales sin renunciar a un trasfondo abiertamente comprometido con su pa?s, cultural y pol?ticamente. En torno a esta polifac?tica y ecl?ctica trayectoria, pese a los l?gicos altibajos, Ang Lee se ha mostrado siempre como un cineasta capaz de imponer siempre en mayor o menor medida su impronta personal (su cine es, m?s all? de su lugar de procedencia, poderosamente suyo hasta en los encargos) en todos sus proyectos sin negar influencias de ambas tradiciones f?lmicas, y aunar el ?xito cr?tico del que hablamos con el de p?blico mediante un cine, pese a todo, rompedor y arriesgado a veces pero no realmente transgresor, no amable pero tampoco excesivamente exigente, tan accesoble para el gran p?blico con una adaptaci?n de c?mic (dotada de un trasfondo inusual en este tipo de filmes) como cuando narra con poderoso ritmo y adapta con fidelidaz un drama hist?rico tan profundamente occidental como Sentido y sensibilidad.

"Deseo, peligro" viene a ocupar un lugar clave en la filmograf?a de Lee, no solo por llegar tras su mayor y m?s rotundo ?xito cr?tico (y a nivel de notoriedad) hasta la fecha, sino por ser la vuelta al cine de su pa?s desde que lo abandon? en 1994 camino a Am?rica (se me perdonar? la licencia de obviar Tigre y Drag?n (2000), de dimensi?n internacional). Y en esta vuelta a su pa?s (otra raz?n) Ang Lee se aleja de la confrontaci?n entre universos f?lmicos y apuesta por una clara presencia de la edad de oro del cine cl?sico americano en la pel?cula, incluso en lo tem?tico si nos centramos en la historia humana y obviamos el marco (si bien resulta tan complicado como, probablemente, injusto, erroneo).
Pero, si la atormentada y peligrosa historia de amor no es tan lejana a otras tantas cl?sicas, lo cierto es que la influencia de un clasicismo puramente occidental es evidente, sobretodo, en la forma de contarla. No se puede negar, como otra influencia importante, la clara semejanza existente entre "Deseo, peligro" y otra pel?cula clave del cine chino contemporaneo, "Deseando Amar (In the mood for love)", de Wong Kar Wai (2000), atendiendo principalmente a la sobriedad de la historia y de los matices, a la austeridad de sus imagenes y al profundo dolor de sus personajes.
Imagen

Tambi?n es curioso obervar similitudes claras entre dos historias tan diferentes. Hablamos del dolor que sienten los personajes y si bien de un modo totalmente diferente, no es menos cierto que la negaci?n de los sentimientos mutuos entre el Sr Chon y la Sra Chew (ITMFL) recuerda lejanamente a la negaci?n del cari?o creciente que la actriz de "Deseo, peligro" comienza a temer sentir por su "presa", que paradojicamente es un experto cazador. Pero si la no consumaci?n de este amor es causante del dolor de la pareja de la pel?cula de Wong Kar Wai, aqu? es precisamente todo lo contrario, la relaci?n te?ricamente finjida de actriz y colaboracionista la que lo causa, mostr?ndose de un modo espectacular con las escenas de alcoba a trav?s de un sexo salvaje, extremo pero extra?amente c?lido, despojado de carga realmente er?tica para el espectador, tampoco mostrado de un modo po?tico, motivo de (auto)censura en su pa?s de origen. El sexo es aqu? hilo conductor de sentimientos de dos personajes que no pueden expresarlos con palabras, que se despojan con sus roles pese a que son sus roles, defendidos agresivamente incluso cuando confrontan con sus verdaderos pensamientos, hasta el final, los que le permitieron/obligaron llegar a este momento. Un juego l?mite tan cercano a la plenitud como a la autodestrucci?n, una cesi?n a los deseos m?s profundos que se mezcla con lo peor de ambos.
Imagen

Tras m?s de una hora de cuidadosa presentaci?n, donde los 2 protagonistas parecen someter a un exhaustivo estudio a su presa, ambos saltan al ataque, el ritmo de la pel?cula se dispara, no hay tregua, los dos personajes (interpretados, por cierto, soberbiamente por un Tony Leung tan espectacular como siempre, y la novel Wei Tang, sorprendente descubrimiento) toman el peso de una pel?cula que se resuelve ahora en las distancias cortas, que sin olvidar sus influencias se despoja de ellas para brillar por s? misma. Mientras ambos juegan su papel en la cama, ah? fuera, al otro lado de la pared, los acontecimientos, fuera de campo, se disparan y afectan a ambos y a su relaci?n.
Imagen
Los miembros de la resistencia a la que sirve Wong son capturados y torturados por el hombre al que ama y odia, y este a su vez ve amenazada su situaci?n con la entrada de EEUU en la guerra. La tensi?n crece, la pel?cula avanza sin descanso hacia un final invitable, preciso, antol?gico, y Ang Lee sale definitivamente victorioso de su pel?cula m?s esperada, precisamente firmando la que, para un servidor, es la mejor pel?cula del director chino hasta la fecha.

[+]
- La segunda mitad de la cinta.
- La sobriedad de la escena, el acierto actoral.
[-]
- Una primera parte precisa, pero que se puede hacer algo lenta.

[NOTA]
9.5

Publicado por fibergran @ 21:13  | Cine Oriental
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios