Martes, 08 de enero de 2008
Eastern promises (Gran Breta?a - EEUU - Canad?, 2007)
Imagen

Si en "Una historia de violencia" David Cronenberg di? un sorprendente giro a su carrera, con "Promesas del este" no hace otra cosa que confirmarlo con maestr?a. Otra historia de violencia, como era de esperar. Violencia dura, seca, grave, que no solo se presenta en las escenas de acci?n sino que abarca cada fotograma con una atm?sfera fr?a, con planos cortos, cerrados, claustrof?obicos, que ponen al espectador en guardia en todo momento. Cronenberg lleva as? un poquito m?s all? las bases en que se cimentaba su ?ltima cinta. Si Tarantino es el rey del "artificio violento", incluso n?if, Cronenberg reivindica una violencia hiperrealista, al servicio de la pel?cula, de la historia, mediante la incursi?n de un polic?a que se infiltra como ch?fer en la m?s importante mafia rusa que opera en Londres, huyendo de cualquier arquetipo o modelo a seguir en el ya muy tratado cine de gangsters y mafias.

La historia se desata cuando una joven de tan solo 14 a?os muere al dar a luz en un hospital de la ciudad. La enfermera que la atiende, Anna (la siempre solvente Noami Watts), recoje de su bolso un diario en ruso con la intenci?n de encontrar una direcci?n, pero que en realidad esconde un pasado oscuro que vincula a la familia para la que trabaja Nikolai (la mejor versi?n de Viggo Mortensen). A partir de ah? la historia se desglosa en dos tramas paralelas pese a mantener una cohesi?n magn?fica, entre la busqueda de la verdad y de la familia de la chica muerta de Anna y el fulgurante ascenso de Nikolai en la propia mafia. A partir del momento en que entra "oficialmente" en la familia, Nikolai aspira a lo m?s alto. Bajo la mirada que Mortensen da a su personaje se pueden ver los restos derruidos de un hombre probablemente bueno (al menos, humano) al que la ambici?n y las situaciones l?mite que vive le llevan a aspirar a jugar un papel importante de verdad en su nueva familia.
Imagen

La historia se desarrolla sin altibajos, de modo preciso y coherente, gana en intensidad y dramatismo para dejarnos la mejor escena de acci?n del 2007 (la del ba?o turco) y si bien el gui?n es imperfecto en la ?ltima parte de pel?cula, logra desembocar definitivamente al menos en una acertada imagen fija de un hombre totalmente solo, con la mirada perdida, que duda de qui?n fu? y, de cualquier modo, no sabe en qu? se ha convertido.

[+]
- La escena inicial, la de la sauna. La violencia hiperrealista de Cronenberg.
[-]
- Las imperfecciones del gui?n en la parte final (y la escena del muelle).

[NOTA]
8.5

Publicado por fibergran @ 13:12  | Cine Europeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios